Botox

Soy la Doctora Angela Chamorro, Especialista en Medicina Estética y miembro activo de la SEME. Uno de mis principales objetivos es que te mantengas al tanto de todos los tratamientos que puedan aportar resultados positivos para el aspecto y salud de tu piel.

A continuación toda la información sobre este maravilloso tratamiento, el Botox o Toxina Botulínica.

El Botox está considerado uno de los tratamientos más populares y demandados para el rejuvenecimiento en todo el mundo. Se utiliza con el objetivo de atenuar las arrugas de expresión o prevenir su aparición.

¿Qué es el Botox?

Es una proteína purificada derivada de la Toxina Botulínica tipo A. La concentración de la toxina que se emplea en las inyecciones es muy baja lo que la hace inofensiva. Esta proteína actúa bloqueando los impulsos nerviosos logrando reducir la contracción muscular y así atenúa las líneas de expresión o evita que se formen.

Forma de aplicación del Botox

Se realiza a través de la infiltración de pequeñas cantidades en diferentes puntos del músculo con una aguja muy fina y pequeña. No produce dolor, solo una ligera molestia que dura pocos segundos.

Los efectos del tratamiento se observan a partir del tercer o quinto día, con una duración aproximada de cuatro a seis meses.

Durante este tiempo la persona educa sus músculos de tal manera que al pasar el efecto del Botox evita una gesticulación marcada previniendo futuras arrugas.

Cuidados posteriores a la aplicación

Es un tratamiento sencillo y rápido con lo que se puede reanudar las tareas cotidianas de manera inmediata, es necesario tener unos cuidados especiales para evitar que el medicamento inyectado se difunda a zonas no deseadas.

Es importante que durante 6 horas post aplicación no realice las siguientes actividades:

  1. Ejercicio, saltar o correr.
  2. Frotar muy fuerte la zona de aplicación con cremas o maquillaje.
  3. Entrar en una piscina o sauna.
  4. Tumbarse en la cama con el rostro de medio lado.
  5. No poner en la cara o cabeza algo que comprima el área de aplicación.

Contra indicaciones

No debe aplicarse toxina botulínica en:

  1. Mujeres embarazadas.
  2. Enfermedades neuromusculares como Miastenia Gravis, Sd. Eaton Lammbert o Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  3. En caso de infección en el área de aplicación.
  4. En personas alérgicas al huevo o a la toxina botulínica tipo A

Efectos secundarios del Botox

Los efectos secundarios suelen ser muy raros, pasajeros y totalmente reversibles. En algunas personas puede presentar hipersensibilidad a la toxina botulínica o algunos excipientes.

A su vez, se pueden presentar pequeños hematomas que duran poco. También tiempo cefaleas temporales mientras que los músculos se habitúan a la relajación, caída leve del párpado que puede durar de 2 a 3 semanas.

Otros usos del Botox

La toxina botulínica en medicina estética no solo tiene uso para prevención o tratamiento de líneas de expresión, también se usa de manera off-label.

Es decir, se usa como tratamiento para múltiples condiciones como son: la Hiperhidrosis o sudoración excesiva en manos y axilas, para el bruxismo, sonrisa gingival y el efecto Nefertiti en cuello.