La piel, es la capa protectora de nuestro cuerpo, por tanto, se expone fácilmente a la feroz radiación solar que ocurre durante el verano, y, si no la cuidamos como se debe, puede verse seriamente afectada.

Soy la Doctora Ángela Chamorro, Médico Especialista en Medicina Estética, te doy la bienvenida a mi blog. En esta oportunidad, te daré 6 prácticos consejos para evitar el daño en la piel por la exposición a los rayos ultravioleta del verano.

¿CÓMO CUIDAR TU PIEL DEL VERANO?

1. Realiza una fotoprotección adecuada.

La fotoprotección es lo más importante de todo a la hora de cuidar la piel de la radiación solar, sobre todo en verano.

El sol, es el factor que más envejece la piel, además de esto, una exposición inadecuada puede favorecer la aparición de manchas, y, lo más importante de todo es que nos puede predisponer a padecer cáncer de piel.

Con la fotoprotección adecuada, podemos prevenir en un 90% la aparición de este tipo de cáncer.

Lo deseable, es utilizar diariamente crema solar cuyo factor de protección sea mínimo entre 30 y 50. El nivel de protección de la crema, lo podemos encontrar en la etiqueta del producto como FPS O SPF.

¿Cuándo debo aplicar la fotoprotección?

Lo ideal es que sea 30 minutos antes de la exposición solar, es decir, si vas a la playa o piscina, puedes aplicarlo en casa, de modo que al llegar al lugar de destino, ya haya empezado a actuar.

¿Cada cuánto debo aplicar la fotoprotección para cuidar mi piel en verano?

disfruta del verano cuidando tu piel

Debemos repetir la aplicación de la crema solar cada 2 horas, y más aún cuando estamos en un día de playa o piscina.

Es importante conocer que, pese a que la etiqueta de algunas cremas solares indique que son resistentes al agua, lo mejor que podemos hacer es renovarla después de cada baño, ya que ninguno es 100% resistente al agua.

Hay zonas del cuerpo que típicamente se nos olvida proteger, tales como: las orejas, el dorso de las manos y el dorso de los pies, que, al cabo de unos días llevando sol, pueden sufrir quemaduras.

2.Evita exponerte al sol entre las 12 y 16 horas.

Los rayos del sol en este rango horario tienden a ser más fuertes para nuestra piel, ya que son de tipo UVB, este tipo de rayos puede realmente dañar el ADN de cada una de nuestras células y predisponernos a la aparición de un cáncer de piel.

Lo ideal es que, si no podemos evitar exponernos durante esas horas, utilicemos la fotoprotección recomendada, gafas de sol y algún paraguas o sombrilla, más aún si estamos en unas vacaciones playeras.

El agua del mar, la arena y la nieve tienden a reflejar muchísimo la luz solar. Acentuando aún más sus efectos.

3.Utiliza camisetas que impiden la penetración de la radiación ultravioleta.

Actualmente, hay muchas marcas que están promocionando este tipo de prendas para el verano, sobre todo, pensando en que los niños disfruten sus días de piscina o playa, la verdad son muy ligeras y pueden bañarse con ellas.

Si en nuestras manos está cuidar la piel de nuestros niños pues entonces ¡Hagámoslo!

En las partes donde la camiseta no cubra, debemos aplicar protector solar, pero ¡OJO!, durante la infancia, deben elegirse aquellos especialmente diseñados para la piel infantil.

Se ha demostrado que mientras más quemaduras tengamos desde pequeños, más probabilidades tenemos de padecer lesiones de piel malignas de adultos.

4.Broncea tu piel de forma gradual.

Entre un verano y otro pasan alrededor de 9 meses, en los cuales nuestra piel no se expone a esa radiación tan intensa.

El deseo de muchos en esta época del año, es que nuestra piel adquiera y luzca un color atractivo, lo cual es perfectamente entendible. Pero, no podemos pretender tomar el color deseado en un día.

Lo ideal es solear nuestra piel de forma gradual y siempre con la fotoprotección. Se puede iniciar 1 hora el primer día, 2 horas el segundo día y de esta forma ir incrementando el tiempo de exposición.

5. Cuidar tu piel en verano requiere de una dieta rica en alfa y betacarotenos.

Si deseamos lucir una piel saludable y que tome un color espectacular en verano, debemos prepararla desde adentro con la alimentación para que esté en mejores condiciones para afrontar la exposición solar.

En este caso resulta ideal comenzar a consumir al menos 2 semanas antes del verano o de esas vacaciones playeras soñadas, alimentos ricos en alfa y betacarotenos.

Los carotenos, estimulan la producción de melanina, esta sustancia producida por el cuerpo, se encarga de la coloración de nuestra piel, cabello y mucosas, de modo que, facilitará el bronceado de la piel y aumentará la defensa de la misma frente a la agresión solar.

¿En qué alimentos puedo conseguir los carotenos?

Normalmente, los betacarotenos están en alimentos como las zanahorias, tomates, albaricoques y verduras de hojas verdes. Y, los alfacarotenos por su parte, se encuentran en verduras como el brócoli y frutas como el Kiwi.

Con esto, fácilmente podemos hacer ensaladas combinadas o cremas de verduras que están muy ricas y saludables.

6.Evita realizarte peeling químico o tratamientos con láser.

Muchos de los tratamientos médico estéticos están destinados a mejorar la calidad de la piel, un ejemplo de esto son los peelings y los láseres, incluyendo los que eliminan el vello.

Las técnicas antes mencionadas, luego de aplicadas, dejan una inflamación típica en la zona tratada, razón por la que no deben ser consideradas durante el verano.

Si elegimos este tipo de tratamientos y exponemos la piel inflamada o sensible a la intensa radiación solar, pueden aparecer manchas, también conocidas como hiperpigmentación post- inflamatoria, que muchas veces tardan en desaparecer o simplemente no desaparecen.

Así que, durante el verano, desaconsejo este tipo de tratamientos. Sin embargo, tenemos 9 meses del año donde si podemos aplicarlos sin ningún inconveniente.

Recuerda que en medicina estética, existen muchas otras opciones que podemos elegir para lucir una piel radiante.

En definitiva, lo mejor para proteger nuestra piel en verano es:

  • Utilizar una buena fotoprotección
  • Evitar la exposición al sol de 12 a 16h.
  • Evitar el uso de cigarrillos.
  • Llevar una vida y alimentación saludable
  • Beber suficiente agua.
  • Hidratar la piel con cremas humectantes.

Y, si deseamos broncearnos y tener una piel color canela, es importante que lo hagamos de forma gradual.

¿Y tú? ¿Te animas a cuidar tu piel?

En mi Centro de Medicina Estética, Clínica Bk, ofrecemos un abanico de posibilidades para mejorar tanto el aspecto de la piel como la silueta de tu cuerpo para este verano.

Para mayor información comunícate con nosotros y separa tu cupo.

Whatsapp: 634538241

Email: info@clinicabk.com

Y, si aún te quedan interrogantes por resolver, puedes hacérmelas llegar a través de mis redes sociales.

Allí también publico información, datos curiosos, consejos y resultados de tratamientos que te serán de gran ayuda:

Instagram

Facebook

Estaré muy atenta a tus preguntas y con mucho gusto te contestaré, nos leemos en una próxima entrega.